martes, 21 de noviembre de 2017

De pie

En la cuarta. A tiempo, quizás. Incómodo. Instructivo. Didáctico. ¿Innecesario? Una muestra de respeto, dirá alguno. De subordinación, dirá otro. Una costumbre que se hizo ley. ¿Para el ego? El toque estricto y la solemnidad de la audiencia. Y no, no me quejo. El mensaje fue claro. Desde el principio. Otra vez dormido. Reconozco la subestimación. La mesa vacía lo facilita. Cuestión de actitud. Mejorar, el compromiso. No queda de otra.

#mrarc