viernes, 15 de septiembre de 2017

FB

Antigua como ninguna otra. Superó a la dirección electrónica. Sí, después que tocó crear otra cuenta. Abandonada, incomprendida después de tanta reforma. La red familiar por excelencia. Los límites consanguineos del "qué dirán". Hasta hoy. Bueno, esa es la idea. Para muestra, varios "clicks". Eliminaciones por aquí y por allá. Acomodos ególatras y uno que otro capricho virtual. Quedará en manos de la perseverancia. El uso oportuno y debido. El contacto cibernético necesario. La dosis socio-electrónica imprescindible. ¿Tardará mucho el uso del "live"? Paciencia. Todo a su tiempo.

#mrarc